Skip to content

Mil dolores pequeños, mi deformación profesional

2012 febrero 21
by (Traductora) De-formación Profesional

Tengo 25 años y soy traductora. Esta frase que a simple vista y sin leer entre líneas parece tan sencilla en mi caso se podría traducir por “tengo un dolor de espalda que no es normal para mi edad”. Y precisamente de eso voy a hablar en esta entrada.

Tengo 25 años y padezco de deformación profesional (he aquí la explicación del nombre del blog), trapecios con contractura muscular crónica y ciática. Para que me entendáis, tengo un dolor de espalda que me va desde el cuello hasta casi las rodillas. Vamos, que estoy hecha una vieja, sin ánimo de ofender a los de esa generación, que hay muchos que están en mejor forma física que servidora.

Hago esta entrada para comentar algunas cosas que los que trabajamos pegados al ordenador debemos tener muy presentes para que nuestro cuerpo esté tan en forma como nuestra mente.

No voy a hablar de higiene postural porque ya se ha comentado en otros blogs y lo podéis ver en muchas webs de medicina y en guías de higiene postural.

Simplemente quiero compartir algunos de los consejos de mi médico, que me recordó cosas que casi nunca tengo en cuenta y que son importantes para evitar los problemas posturales, los dolores de espalda y la sobrecarga de hombros y cuello.

Silla o sillón de trabajo

Es muy importante que nuestra silla de trabajo sea cómoda, con un asiento mullido, refuerzo lumbar y reposa brazos. Además, debemos recordar no sentarnos con las piernas cruzadas (una de mis malas costumbres) o sobre una pierna y demás posturas antinaturales.

También hay que fijarse en la altura de la silla. La mesa debe llegar más o menos hasta el esternón y es preferible que silla y mesa no estén muy alejadas, para evitar reclinarse o encorvarse sobre la mesa.

Reposa pies

Si todavía no tenéis un reposa pies, no esperéis más. Tener los pies ligeramente elevados relaja la tensión de la columna al estar sentados. Además, ahora hay algunos con calefacción incorporada y visto que este año hace frío hasta en Valencia  seguro que es una buena inversión.

Pantalla y resolución

Tener una pantalla lo suficientemente grande y con una resolución y un tamaño de letra que no nos obligue a forzar la vista es importante. Así se evita esa mala costumbre de ir acercándose paulatinamente a la pantalla y terminar encorvado y con una postura muy incómoda.

Yo soy un mal ejemplo de higiene postural, hasta tal punto que hay momentos en que se me caen las gafas porque estoy demasiado inclinada sobre el teclado.

Posición de los brazos

No sé si esto os pasará a vosotros, pero normalmente no sé cómo poner los brazos.

¿Los apoyo en la mesa? No, porque no me caben. ¿Los pongo en los reposabrazos de la silla? Vale, pero entonces no llego bien al ratón.

Mi médico me recomendó encarecidamente que reorganizara mi lugar de trabajo para que en la mesa hubiera suficiente espacio para poder apoyar los brazos, o para que el ratón llegue a la altura de mi mano si uso los reposabrazos.

El ratón

La última vez que estuve en la consulta, el médico hizo una pregunta muy curiosa: “¿Cómo mueves el ratón?”, “Con la mano”, le respondí. “¿Estás segura? ¿No mueves el codo ni el hombro?”.

Entonces traté de recordar como movía el ratón. Es algo que no había pensado nunca pero en realidad, tal como estaba organizado mi escritorio, para mover el ratón tenía que cambiar el punto de apoyo y a veces dejaba el brazo en el aire.

Pues bien, para mover el ratón sólo es necesaria la muñeca. no hay que mover el codo ni el hombro, ni tener el brazo en el aire.

Fijaos cuando estéis usando el ordenador y luego me contáis qué tal. Si movemos algo más que la muñeca conseguimos sobrecargar ese brazo y, en mi caso, mi trapecio derecho ya está bastante fastidiado.

Así que ahora, con la nueva organización del escritorio, tengo los brazos apoyados en la mesa de manera que coloco la espalda recta y tengo el ratón al alcance de la mano sin tener que cambiar el punto de apoyo del codo.

 

Así que ya sabéis, observad vuestra postura y realizad los cambios necesarios para modificarla. También sería recomendable buscar a alguien que os aprecie un poquito y que os llame la atención cuando empiece a saliros la chepa.

Un saludo y a cuidarse Guiño

26 Responses leave one →
  1. febrero 21, 2012

    Me acabo de reír un montón yo sola porque creo que yo también soy el paradigma del anticristo postural. En cuanto leí que no se debían cruzar las piernas, mis piernas se separaron como acto reflejo y fue muy divertido.

    Gracias por los consejos, intentaré ponerlos en práctica :)

    • Amrikgp permalink*
      febrero 22, 2012

      ¡Hola, Cristina! Gracias por pasarte y comentar. Espero que a partir de ahora te acuerdes de las risas y no cruces las piernas, que además es muy malo para la circulación :P Saludos y cuídate mucho ;)

  2. febrero 21, 2012

    ¡Me ha encantado la entrada, América!

    Un gustazo para la vista tu blog en general, no solo por el contenido sino por el diseño.

    A mí me pasaba lo mismo con los brazos, por eso opté por una mesa muy ancha, que además de ser una solución estupenda para tener el monitor lejos y no cansar la vida, va bien para apoyar los brazos un poco en la mesa. Las sillas con reposabrazos me resultan muy incómodas. El reposapiés es uno de los mejores regalos que me han hecho en mi vida, me levanto después de una jornada de trabajo con las rodillas mucho menos hinchadas, empezaba a sentirme como una ancianita… La pantalla me parece clave también (¡sobre todo si sois traductores audiovisuales!), yo gasto 24 pulgadas y es un gusto trabajar así. Además, no es una gran inversión, la mía es Acer y ha salido estupenda.

    Saludos :)

    • Amrikgp permalink*
      febrero 22, 2012

      ¡Hola de nuevo, Nieves!
      Ya te lo comenté por twitter, pero es que me ha hecho mucha ilusión el comentario sobre la imagen de la página. La verdad es que me preocupaba mucho ese tema y tengo un asesor estupendo que lo mira todo con lupa antes de publicar así que estoy muy contenta con el resultado, no me puedo quejar.
      Ya veo que tienes tu espacio de trabajo muy bien organizado ;) Yo tengo dos pantallas, de 23 y 32 pulgadas y las uso según el tipo de traducción que tenga, porque a veces la de 23 se me queda pequeña con tanta pantallita abierta. Y lo de los reposabrazos, yo tampoco era muy fan al principio, pero ahora, si estoy usando la mesa estrecha, me viene muy bien tenerlos de apoyo.
      Gracias por tu aportación y espero que vuelvas por aquí,

      Saludos

  3. febrero 22, 2012

    Es curioso como los informáticos es algo que suelen tener bastante en cuenta, sobre todo una vez que empiezan a ejercer como tales en alguna empresa y, sin embargo los traductores no solemos prestarle mucha atención a esto de la ergonomía.

    En mi caso también tengo algún problemilla con este tipo de cosas, sobre todo con las muñecas y los brazos de un par de semanas en las que tuve que estar tecleando a toda velocidad durante más de 10 horas (culpa mía, claro está).

    En los teclados también es aconsejable un reposamuñecas, sobre todo si están acolchados. Yo en concreto uso este teclado que en eso va bastante bien: http://www.techgadgets.in/images/logitech-cordless-desktop-wave.jpg

    ¡Saludos!

    • Amrikgp permalink*
      febrero 22, 2012

      Cierto, olvidé hablar del reposamuñecas. Ahora uso uno de mi compi de piso y estoy encantada, la verdad.
      Gracias por el consejo y por pasarte. Saludos ;)

  4. febrero 22, 2012

    Una entrada muy interesante. Solo tengo una queja: “La mesa debe llegar más o menos hasta el esternón”. A mí me parece que eso sería una mesa excesivamente elevada. Mis años de piano y una madre osteópata me han enseñado que para que los hombros estén relajados, los codos tienen que estar en un ángulo de 90º o ligeramente más abierto (95º máx). Si tengo la mesa a la altura del esternón, esto es, el pecho, esto es, un poquitín por debajo de los sobacos, mis codos estarán bastante doblados, apoyaré las muñecas sobre la mesa (porque no me queda otra, debido a la postura de los codos/brazos) y, además, las tendré dobladas, en vez de rectas, con lo que te las jodes por menos de nada. No dudo que tu médico sea bueno, pero te aseguro que si los pianistas mantienen esa postura durante 3-4 horas de ensayo, acabarán con mucho dolor no solo en las muñecas, sino también en los antebrazos y en los hombros, porque al tener la mesa/piano tan elevado, subes los hombros para compensar. Con la gente que trabaja con ordenadores pasa lo mismo. Para mí, la postura tiene que ser la misma que la de un pianista, solo que nosotros apoyamos la espalda en el respaldo (más que nada, porque el pianista necesita libertad de movimientos a la hora de tocar y es por eso que no tienen respaldos en las sillas) :)

    Yo, ahora mismo, tampoco soy ejemplo de buena postura, más que nada porque aún tengo que montarme la oficina como dios manda (tengo una silla de esas de oficina, pero tras usarla durante unos meses me di cuenta de que estaba diseñada con el culo y el asiento esta ligeramente inclinado hacia delante, con lo cual, me patino, así que, ahora mismo estoy más cómoda en una silla del salón que en la silla de oficina). Pero créeme que tener a tu madre corrigiéndote constantemente la postura durante muchos años te hace aprender mucho, aunque eso tampoco significa que tenga que cumplirlo constantemente :)

    Estoy de acuerdo con Nieves sobre los apoyabrazos. Además, de que te hacen coger malas posturas, te impiden acercar la silla a la mesa lo suficiente como para poder descansar la espalda en el respaldo y tener una buena postura de brazos. Así que, yo también los quitaría.

    De todas formas yo siempre he pensado que sería ideal tener como un corsé atado a la silla para que te aguante constantemente con la postura correcta. ¿Aún no se ha inventado nada así? Molaría mazo :)

    • Amrikgp permalink*
      febrero 22, 2012

      ¡Hola, Curri!
      Muchas gracias por pasarte a comentar. La verdad que ahora que lo dices yo tampoco tengo la mesa a esa altura, más bien por el ombligo y mi tío el fisio (consultando fuentes como buena traductora) está completamente de acuerdo contigo, así que se lo comentaré al médico en cuanto le vea (si es que a una le cambian el médico y ya no puede estar tranquila). Lo de los reposabrazos, como he comentado antes, no me gustaban nada, pero ahora, no sé si es por el tipo de sillón o porque uno de los lados de mi mesa de trabajo es demasiado estrecho, pero el caso es que si no apoyo los brazos ahí, no tengo apoyo, así que en ese caso sí que me parecen útiles. Cuando uso el pc de la mesa amplia, sin embargo, los abandono por completo, pero no me molestan para acercarme, así que voy a buscar el modelo del sillón y a recomendarlo a futuros traductores con mesas estrechas :P
      Por cierto, me parece genial eso de un sillón con corsé incorporado para mantener la postura correcta, ¿no está inventado ya? Deberíamos planteárnoslo seriamente y patentar la idea.
      Un saludito ;)

  5. febrero 22, 2012

    ¡Hola, América!

    Pues totalmente de acuerdo con tus consejos… Es muy importante tener en cuenta estas cosas porque somos muy jóvenes (y bellas :-P) para tener ya problemas de espalda… A mí se me carga mucho el cuello y a veces me duelen un poco las muñecas pero intento ser consciente de mi postura. Además, creo es esencial hacer algo de deporte para muscular espalda y cuello (esto me lo repiten mucho pero no encuentro nunca el momento)…

    Sobre lo que dicen Nieves y Curri de los reposabrazos… Mi silla de despacho tiene y sí que caben debajo de la mesa. Creo que la clave es utilizar una silla con altura regulable y con reposabrazos regulables en altura. La verdad, he tenido mucha suerte porque estoy de alquiler y el piso tenía el despacho ya montado “a medida”, por lo que el propietario lo dejó tal cual. Y supongo que cuando dices que la mesa ha de estar a la altura del esternón debe ser la parte inferior del esternón, o sea, en la boca del estómago (lo digo por lo que comentaba Curri más arriba). Y también comentar que yo de momento trabajo con portátil porque no me queda otro remedio y hace poco me compré un atril rígido en Ikea que ha sido todo un descubrimiento porque me permite tener el teclado inclinado y la pantalla más alta. La verdad es que por 5 euros que me costó os lo recomiendo. Y lo del reposapiés es fundamental también… Además se puede usar casi cualquier cosa que permita tener los pies apoyados cómodamente. Yo uso una caja de zapatos grande y rígida y me va muy bien. Y hasta aquí mis briconsejos ergonómicos :-D

    ¡Besos!

    Nathalie.

    • Amrikgp permalink*
      febrero 22, 2012

      ¡Gracias por los briconsejos de ergonomía, Nathalie!
      Me ha encantado lo de la caja de zapatos ;) Y eso que has dicho de hacer deporte es muy importante también. Yo era nadadora y he notado un aumento importante de la tensión en hombros y cuello desde que no nado, así que habrá que buscar un hueco.
      Un besico y hasta la próxima

  6. Maria permalink
    febrero 22, 2012

    ¡Enhorabuena por la entrada!
    ¡Qué identificada me siento con que “el dolor de espalda a mi edad no es normal”. ¡Cuántos vicios posturales! :(
    Además, mientras leía que no hay que sentarse con las piernas cruzadas he descruzado las mías… jajajaja
    Y doy fe de que incluso en Valencia ha hecho frío (o a lo mejor es que mi piso es muy frío…)
    ¡Un saludo!
    Maria

    • Amrikgp permalink*
      febrero 22, 2012

      Veo que eso de cruzar las piernas es un mal común, jejeje.
      ¡Tenemos que cuidarnos más!
      Saludos y gracias por el comentario.

  7. febrero 22, 2012

    ¡Gran entrada!

    Conozco bien esa contratura de trapecios :) Empezó cuando tocaba el piano… y siguió con millones de horas frente al ordenador.

    El pasado junio ya no podía más y fui al fisioterapeuta. Hablando con la fisio, me di cuenta de la importancia de ser consciente de cuando estamos en tensión. Empecé a fijarme en mi nivel de relajación al estar al ordenador o sentada en cualquier sitio y…cual fue mi sorpresa al descubrirme con los hombros a la altura de las orejas. Hay que literalmente pensar en si estamos relajados o no.

    ¡Un saludo!

    Cris

    • Amrikgp permalink*
      febrero 22, 2012

      Hola, Cris,

      eso que dices de “los hombros a la altura de las orejas” a mí también me pasa. Intento parar cada par de horas y levantarme, relajar los hombros, y moverme en general, porque así consigo que bajen a su posición original.
      Gracias por el comentario y un saludo a esa contractura :P

  8. febrero 22, 2012

    Hola, América:

    Este es mi primer intento de resurrección blogueril :-)

    Últimamente me preocupa bastante este tema. Hace unos meses, en septiembre, me empezaron a dar calambres en la mano y el brazo derechos, empecé a sentir hormigueo, etc. Vaya, los síntomas de un síndrome del túnel carpiano del copón. No sabía cuál podía ser la causa, pero al fijarme en mi compañera de oficina más cercana, vi que su mesa estaba más baja que la mía y se me encendió la bombilla, lo que pasa es que me daba “palo” pedirle al chico que se encarga de esas cosas que me bajara la altura de la mesa, y, por esa tontería, cada vez iba a peor. Al final pensé que o mi vergüenza o la salud de mi mano y brazo, y elegí lo segundo. Desde entonces no he vuelto a tener problemas hasta hace un par de semanas, así que me tengo que poner a investigar de nuevo a ver qué puede ser esta vez, ya que la mesa no ha cambiado. Sospecho que tiene que ver con que no apoyo el brazo apenas en la mesa, pues hoy, por ejemplo, he intentado tenerlo apoyado en todo momento y no he sentido molestias… En ese brazo. Ahora ha empezado el izquierdo, y me estoy pensando lo de ir a un fisio a ver qué me dice. También puede ser cosa de la silla.

    En fin, con todo esto vengo a decir lo que ya has dejado bien claro, y es que hay que ser conscientes de la postura y cambiar aquello que hacemos mal, o a la larga (y no tan larga) nos pasará factura. También es bueno hacer pequeños estiramientos de vez en cuando para destensar los músculos, y creo que ayuda bastante.

    Un saludo,
    Almudena

    • Amrikgp permalink*
      febrero 24, 2012

      Hola, Almudena,
      Espero que con este intento vuelvas pisando fuerte a la esfera bloguera y que te recuperes poco a poco de esas molestias. Por lo menos te has dado cuenta y eso ya es buena señal.
      Gracias por pasarte y cuídate mucho.
      Saludos ;)

  9. Marcela permalink
    marzo 6, 2012

    Si conocen a alguien que quiera ser traductor en el futuro, antes de aprender a mecanografiar ergonómicamente, sería bueno que aprendiera a tocar el piano.

    Piano, no logré aprender a tocarlo bien, pero por lo menos me dejó la postura (se dice así?) de las manos grabada a fuego, lo que me sirve ahora (más de 25 años después, pero no digo cuántos) para teclear.

    Una entrada ergonómicamente rica.

    • Amrikgp permalink*
      abril 3, 2012

      Hola, Marcela.

      Gracias por tu comentario. Tomo nota con lo del piano, para mí ya es un poco tarde, pero lo recordaré para futuros estudiantes.
      La verdad es que no eres la primera que me lo recomienda, dicen que ayuda mucho con la postura y con la *posición (creo que preguntabas por esto) de las manos, y también ayuda a tener mejor ritmo de tecleo.

      Saludos,

      amrik

  10. marzo 6, 2012

    Just a smiling visitant here to share the love (:, btw outstanding style. “Treat the other man’s faith gently it is all he has to believe with.” by Athenus.

  11. Ana Barea Pérez (@plurilinguae) permalink
    marzo 15, 2012

    Hola América:

    Me ha gustado mucho tu entrada sobre la ergonomía y las posturas a adoptar en el puesto de trabajo. Yo me identifico en su totalidad con todo lo que comentas, aunque a mí me viene ya desde hace muchos años los dolores de espalda, pues ahora más aún, que paso muchas horas frente al ordenador.

    Al igual que han comentado otras compis con el tema de las piernas, a mí me ha pasado lo mismo :) jajaja

    Nathalie, ha sido una idea muy buena eso de poner una caja de zapatos como reposapies, eso haré hasta que me lo compre.

    En cuanto a hacer ejercicios, yo suelo hacer estiramientos, ya sea por la mañana al levantarme, o por la noche al acostarme. Debería hacerlos las dos veces, pero llevaba tiempo sin hacerlo y ahora que estoy retomando esta costumbre, prefiero empezar una vez al día, hasta que poco a poco mi cuerpo me pida más. A mi también me ha venido muy bien la práctica de yoga, os lo recomiendo. Si podéis, buscad un hueco en vuestras agendas para iros a practicarlo, reconforta mucho y al final de la sesión se termina con el cuerpo relajado.

    Sin más, me despido hasta la próxima aportación que haga.

    PD: felicidades por tu blog, es la primera vez que leo uno de tus posts y me ha gustado mucho.

    Saludos,

    Ana.

    • Amrikgp permalink*
      abril 3, 2012

      Hola, Ana,
      perdona que haya tardado en contestar. En primer lugar, muchas gracias por leer el blog y por participar. En segundo, enhorabuena, hay que tener mucha fuerza de voluntad para hacer estiramientos todos los días.
      Yo lo hacía hace varios años y notaba muchísimo sus efectos, de hecho, podía hacer deporte continuo y a bastante intensidad sin lesionarme (era nadadora, de competición). Pero ahora entre unas cosas y otras nunca tengo tiempo, ni ganas.
      Muchas gracias de nuevo y hasta la próxima,

      Amrik

  12. julio 28, 2012

    América, permíteme que te de mi opinión sobre tus problemas de espalda. Lo primero: trabajo como tú 100% delante del ordenador. Hubo un tiempo en el que tenía los mismos problemas de espalda, con contracturas contínuas (recuerdo que las soporté al menos 2 años) y tratamientos de todo tipo (acupuntura, masajes, gimnasia específica, etc…).

    Un buen día…cambié de trabajo: dejé la empresa en la que trabajaba (con un jefe al que odio cordialmente todavía) y monté mi propia empresa. Bien: desde aquel mismo momento, las contracturas desaparecieron totalmente, pese a que trabajo mucho más que antes con el PC….

    En mi caso tengo claro que mi cuerpo estaba somatizando una situación (mis problemas en la empresa) que era mental y que se reflejaba en lo físico. Si alguien me lo hubiera explicado, quizá no lo creería, pero este es mi caso y así te lo cuento por si te sirve…

    • (Traductora) De-formación Profesional permalink*
      agosto 18, 2012

      Hola, Luis:

      Gracias por contar tu caso.
      En realidad mis problemas de espalda vienen de mucho antes de empezar a trabajar; tengo una pequeña desviación de la columna y era nadadora, no profesional pero sí de competición y claro, los entrenamientos terminaron forzando mis músculos y todos los problemas iban a mi espalda, hombros, lumbares, etc.
      Supongo que es cierto que en tu caso el estrés y los problemas laborales te causaron los dolores de espalda, pero en mi caso, me encanta mi trabajo. Ojalá tuviera trabajo todos los días, porque aunque me doliera la espalda, por lo menos me ganaría la vida con lo que me gusta.
      Poco a poco, mejorando la postura, la mesa y la silla de trabajo y haciendo deporte y seccionando el trabajo por ciclos, cada vez me duele menos, pero la desviación de mi columna está ahí, y es lo que hay ;)

      Un saludo y espero volver a verte por aquí.

  13. septiembre 17, 2012

    ¡Hola! Acabo de conocer tu blog y esta entrada me ha parecido muy interesante. Me sumo a los que sufren problemas de espalda, pero en mi caso se debe sobre todo a la falta de ejercicio físico y es que pasar demasiado tiempo sentada al final pasa factura y hace unas semanas tuve lumbalgia. Por eso creo que aparte de cuidar la postura y prestar atención a todo lo que has mencionado habría que añadir sacar tiempo para hacer deporte, aunque sea andar un rato, ¡¡pero moverse!!

Trackbacks and Pingbacks

  1. 1001 consejos de Xosé Castro en el curso Coaching para traductores « Traducir para contarlo
  2. Los traductores también se lesionan | Letras de Sastre

Leave a Reply

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

Stop censorship